Enfermedades del hígado: problemas de salud pública

Investigadores identifican por primera vez en el país un genotipo del VHE en humanos, que se asocia con daño hepático crónico y es transmisible entre animales y humanos.

En México, los males hepáticos se ubican dentro de las primeras cinco causas de muerte.

El virus de la hepatitis E es un agente infeccioso emergente que afecta tanto países en vías de desarrollo como países ya desarrollados. Este virus causa una amplia gama de cuadros clínicos; desde hepatitis viral aguda autolimitada hasta falla hepática fulminante.

Las infecciones por virus, como el que ocasiona hepatitis E, constituyen una de las etiologías asociadas al deterioro de la función del hígado, afirmó Nora Alma Fierro González, del Departamento de Inmunología del Instituto de Investigaciones Biomédicas (IIB), durante una conferencia realizada en esta entidad universitaria.

Los virus son organismos altamente dinámicos; actualmente 265 infectan a la humanidad y más de un millón y medio aún no caracterizados podrían estar circulando; de éstos, más de 800 mil podrían tener impacto en nuestra salud.

Hepatitis E

El virus de la hepatitis E (HEV), un pequeño virus de ARN sin envoltura de la familia Hepeviridae , es responsable de alrededor de 20 millones de infecciones por año en todo el mundo, con más de tres millones de infecciones sintomáticas y 44,000 muertes en 2015, según el último Global Informe de hepatitis de la Organización Mundial de la Salud

De acuerdo con la especialista, aún no existen métodos de protección eficaces para los virus. Muestra de ello son los brotes recientes de influenza, zika o dengue. De ahí la importancia de caracterizar con detalle los virus asociados a las enfermedades más frecuentes.

Según la Organización Mundial de la Salud, más de una tercera parte de la población podría ser susceptible de infectarse por el VHE.

Durante su ponencia, explicó que un grupo de virus, diferentes entre sí y que corresponden a distintas familias virales, comparten una característica: atracción (tropismo) por las células hepáticas.

Ejemplo son los virus de la hepatitis A, B, C y E; además hay otros que si bien no tienen tropismo por el hígado, causan alteración de la función hepática como el virus de dengue y el virus de inmunodeficiencia humana (VIH).

En un estudio hecho en el occidente de México, Fierro González y su equipo identificaron por primera vez en el país el genotipo 3 del VHE en humanos, que se asocia con daño hepático crónico y es transmisible entre animales y humanos.

La especialista explicó que las infecciones virales en el hígado resultan en la inflamación de los canalículos biliares impidiendo la excreción normal de la bilirrubina (subproducto metabólico de la degradación de la hemoglobina de los glóbulos rojos).

La bilirrubina se acumula en el hígado y retorna a plasma por lo que aumenta su concentración en sangre. Entonces, se presenta una coloración amarilla en la piel denominada ictericia, que es característica de hepatitis agudas.

Para definir el papel de la bilirrubina en estos padecimientos, la científica usó como modelo la infección por el virus de hepatitis A (VHA), el principal agente causal de hepatitis virales agudas en México.

A partir de estudios de pacientes infectados por este virus (modelo ex vivo) y la reproducción del proceso infeccioso en el laboratorio (modelo in vitro) el grupo de investigación identificó el papel inmunomediador de bilirrubina.

“Describimos la relación entre este metabolito y la producción de citocinas, además de la expresión de los receptores TIM-1 y TIM-3 en la superficie de las células T reguladoras que resultó en una actividad antinflamatoria más eficiente de este subtipo celular.

Caracterizamos también, el control del grado de activación de proteínas intracelulares esenciales para la función de los linfocitos T CD4+. Nos hemos propuesto además, identificar al receptor celular mediador del efecto de bilirrubina en células inmunes y dilucidar si ésta tiene función antiviral en la infección por VIH. Los resultados son prometedores”, finalizó.

También puedes leer…

Vacuna para prevenir ateroesclerosis

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *