¿Dolores durante el crecimiento?

Aunque no todos los experimentan, los dolores del crecimiento son típicos de la infancia.

Aunque no todos los experimentan, los dolores del crecimiento son típicos de la infancia. Los niños sienten un dolor en sus piernas, la mayoría de las veces, durante la noche. No es una enfermedad y no necesitan tratamiento.

El dolor de piernas en los niños es una causa común de visita al médico. Los pacientes lo describen como punzante, y a determinadas horas del día. De acuerdo con algunas investigaciones, el dolor dura habitualmente entre 10 y 30 minutos, con intervalos sin dolor que pueden oscilar de días a semanas.

Se le ha denominado dolor del crecimiento debido a que inicia en la niñez y desaparece en la vida adulta, se presenta en niños entre los 3 y 13 años de edad, sin predilección por el sexo, otros autores indican entre los 8 y 12 años está la mayor incidencia.

Los dolores del crecimiento se han relacionado con un umbral bajo al dolor e incluso con algunas características psicológicas. Los niños presentan el síntoma durante cierto período del desarrollo y a edades concretas, es por ello que se consideran afines a ésta etapa; sin embargo, no existe evidencia de que al crecer, se padezca dolor.

Los niños presentan el síntoma durante cierto período del desarrollo y a edades concretas, es por ello que se consideran afines a ésta etapa; sin embargo, no existe evidencia de que al crecer, se padezca dolor. Estadísticamente, no le ocurre a todos los infantes.

Lo anterior según declaraciones de la doctora Diana Xóchitl Cruz Sánchez, académica de la Facultad de Medicina de la UNAM, para Ciencia UNAM.

“Muchos niños, a la misma edad, en el mismo período, con las mismas características no manifiesten una molestia similar. No obstante, en algunos grupos específicos se observa el cuadro clínico”.

Los dolores de crecimiento son una entidad clínica de origen aún no determinado,, pero se ha relacionado al exceso de actividad física. Por ejemplo, en un día en el que por alguna razón los niños corrieron o brincaron más de lo acostumbrado, y cuando están en reposo, perciben el dolor.

“Lo anterior no se manifiesta como una característica general, pero hay algunos niños que salen de este rango y presentan este tipo de síntomas”, asevera la especialista.

De acuerdo con algunos estudios, el cuadro clínico puede ser descrito como dolores intermitentes, bilaterales extraarticulares y simétricos, presentes en las extremidades de niños aparentemente sanos. De inicio al final del día, vespertino o nocturno.

Pueden despertar al niño durante el sueño, con una evolución de por lo menos tres meses, con períodos libres de molestias y con examen médico físico, de laboratorio y radiográfico normales y que a la mañana siguiente del cuadro de dolor se encuentran libres de molestias.

Los padres deben tener en cuenta que algunas veces los dolores musculares que sus hijos sufren por la tarde o noche son el resultado de un día lleno de actividad física. Sin embargo, hay que poner atención si estos dolores se presentan a horas irregulares, son intensos, o se inflama o enrojece la zona afectada. Es en estos casos cuando si se debe acudir con el médico. 

¿De qué se enferman los niños?

Bronquitis 

La bronquitis aguda es la inflamación de la tráquea, los bronquios y los bronquiolos. Generalmente este problema se debe a una infección del tracto respiratorio por causa de un virus que no necesita antibióticos para su tratamiento. Se manifiesta con una tos con o sin flemas. Esta enfermedad es muy común en la infancia.

Infección de vías urinarias

Es una afectación del sistema urinario en el que existe un proceso inflamatorio por un agente infeccioso. Puede producirse cuando se acumulan bacterias en las vías urinarias. Los síntomas de esta infección son, entre otros, dolor o ardor al orinar, la necesidad de orinar con frecuencia o urgencia, y enuresis (mojar la cama).

Faringitis

Las infecciones en la faringe son comunes y pueden se molestas. En su mayoría son producidas por una infección viral, aunque una faringitis también puede ser causada por una infección bacteriana. Entre los síntomas están la fiebre y dolor al deglutir, también se pueden presentar dolores musculares o ganglios linfáticos infamados.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *