Daltonismo, la vida de distinto color

En la mayoría de los casos, se debe a un problema genético. En México, se presenta en 2 por ciento de la población.

El daltonismo, definido como la incapacidad para ver ciertos colores, estaba considerado como una enfermedad; sin embargo, al paso del tiempo su concepto ha sido modificado.

Descrita por John Dalton en 1798, el daltonismo o discromatopsia es una afección en la cual no se pueden ver los colores de manera normal. Generalmente la persona no puede distinguir entre ciertos colores. Con frecuencia no distinguen los verdes de los rojos y, a veces, los azules.

“En la retina tenemos dos tipos de células fotorreceptoras, es decir, sensibles a la luz: los conos y los bastones. Los primeros actúan sobre la visión fina y son los responsables de la percepción a los colores; los segundos están relacionados con la visión gruesa y el sentido de los grises”.

Así lo explica la doctora Myrna Valera Mota, optómetra y académica de la Facultad de Estudios Superiores Iztacala de la UNAM para la página de divulgación UNAMirada a la Ciencia.

En el ojo humano hay tres tipos de conos que son sensibles a diferentes longitudes de onda; es decir, a diferentes colores: unos detectan el rojo, otros el verde y otros el azul.

A partir de esos tres fotorreceptores, podemos formar los demás colores; pero cuando uno o más de esos conos está ausente o no funciona, hay una alteración en la forma en que se perciben los colores.

Daltonismo: ¿hereditario?

La doctora Valera Mota explica que “la discromatopsia puede ser hereditaria, y afecta más a los hombres debido a que se asocia al cromosoma X. Desde el nacimiento, una persona con esta alteración presenta problemas en la percepción de los colores rojo y verde.

El estudio epidemiológico de discromatopsias congénitas más reciente en México fue realizado por el personal de enfermería en el noreste de México, encontrando una prevalencia de 1.9%

“La discromatopsia congénita puede ser deuteran, cuando se puede percibir ligeramente el rojo, y confundir el verde con los ocres; o protan, cuando se tiene problemas con el verde y el rojo.

A su vez, los deuteran y los protan pueden tener dos diferentes sufijos, que son omalía o confusión en los colores; u ope, que es la ceguera al color.

Otro tipo de discromatopsia es la adquirida, que afecta la percepción de
los colores azul y amarillo, a consecuencia de algunos medicamentos, del tabaquismo, alcoholismo, consumo de inhalantes o debido a otras afectaciones oculares, como las cataratas o el glaucoma.

La especialista comenta que hay personas que pueden nacer con discromatopsia (rojo-verde) y con la edad desarrollar alguna adicción o padecer alguna afectación que dañe su percepción al azul y amarillo, convirtiéndolos en ciegos al color.

Pruebas para detectar daltonismo

En la actualidad existen diferentes estudios diagnósticos como las pruebas pseudoisocromáticas, como son Ishihara, Matsubara y HRR; y de ordenación, como D15 saturado y desaturado y D100, las cuales deben realizarse al paciente para un mejor diagnóstico.

Tratamiento discromatopsias

El daltonismo no es un peligro para la vida, las personas con esta diferencia genética pueden hacer sus actividades cotidianas completamente normal.

Las personas con esta condición compensan sus limitaciones con estrategias. Una es atender distintas informaciones simultáneas de un mismo estímulo (como la posición que ocupa la luz del semáforo).

No hay tratamiento para esta alteración porque tiene que ver con los cromosomas y con células que están en la retina. Tampoco hay lentes que les permitan ver esos colores porque hablamos de daño o ausencia del fotorreceptor.

La forma de apoyarlos es mediante el uso de filtros que hacen que la sensibilidad al contraste cambie”, explica la especialista. Pero aclara que, por medio de estos filtros, los colores no se aprecian tal como son, sino que se mejora la percepción del color en diferentes tonalidades.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *