¿Cómo prevenir reacciones adversas por medicamentos?

El Programa Epidemiológico de Vigilancia de Insumos para la Salud busca dar certeza sobre el comportamiento de los fármacos en los mexicanos.

Para contribuir a la detección de medicamentos que puedan generar efectos adversos en la población, la Facultad de Medicina (FM) de la UNAM creó el Programa Epidemiológico de Vigilancia de Insumos para la Salud (PREVIS).

El PREVIS también busca conocer cuál es el comportamiento genético de la población mexicana ante medicamentos usados para enfermedades crónicas como hipertensión o diabetes, así como los utilizados para enfermedades infecciosas como antibióticos y antifúngicos.

La farmacovigilancia es la ciencia relativa a la detección, evaluación, comprensión y prevención de los efectos adversos de los medicamentos o cualquier otro problema relacionado con ellos.

Organización Mundial de la Salud

De acuerdo con información de la FM de la UNAM, la farmacovigilancia es un instrumento que ayuda a los sistemas de salud a determinar si un medicamento es seguro o no; sin embargo, en México está subutilizada porque no se reportan los efectos adversos vinculados a su uso.

Se estima que en el país se realizan poco menos de 200 notificaciones por millón de habitantes, mientras que en naciones como Estados Unidos de América se hacen 2 mil.

Ante este panorama, el PREVIS busca dar certeza sobre el comportamiento de los medicamentos en la población.

El papel de la farmacovigilancia

Las reacciones adversas por medicamentos son una de las 10 principales causas de mortalidad en Estados Unidos y Japón.

En esos países se muere tanta gente por hipertensión, diabetes y cáncer, como por efectos dañinos de fármacos, señala el doctor Omar F. Carrasco, Jefe del Departamento de Farmacología de la FM, en una nota publicada en Gaceta UNAM.

En el mundo, agrega el investigador, la primera causa de inflamación hepática es por reacciones adversas, ya que en el hígado se metaboliza el 70% de los medicamentos.

Guías técnicas sobre el uso correcto de fármacos

El PREVIS es coordinado por el Centro de Investigación en Políticas, Población y Salud y el Departamento de Farmacología de la FM.

Inició operaciones hace dos años con el desarrollo de una aplicación en línea, la cual es compartida a diferentes hospitales del país, llamados Centinela, para que registren las incidencias que se presentan en los usuarios.

Con base en el análisis de las reacciones adversas reportadas por los hospitales de alta especialidad de Ixtapaluca, de Ciudad Victoria y del Bajío, así como de los hospitales Español de México, General de México y Dr. Gea González, el PREVIS evaluó el perfil de seguridad de algunos antineoplásicos.

Estos medicamentos, dice Carrasco, son particularmente “peligrosos”, ya que al no ser suficientemente específicos, matan tanto a células cancerosas como sanas.

Aunque todos los países reportan reacciones adversas por medicamentos a la OMS, el PREVIS realizó vigilancia local en estados del país que se traducen en guías técnicas sobre el perfil de riesgos y uso de medicamentos.

Los resultados de este proyecto se han compartido con las instituciones participantes y están en vía de publicarse en la revista Salud Pública de México.

Comportamiento genético de los mexicanos ante ciertos fármacos

Debido a que las poblaciones del mundo tienen diferencias genéticas o polimorfismos que se expresan en el metabolismo de medicamentos, otro proyecto del PREVIS es el estudio del comportamiento genético de la población mexicana ante la exposición a ciertos fármacos, para determinar su “patrón de diferencia”.

Para determinar cuál es el comportamiento genético de los mexicanos cuando se administran medicamentos, se han empezado ha obtener, mediante el raspado de la boca, muestras del ADN de pacientes del Hospital General de México.

El objetivo es identificar qué polimorfimos específicos de las enzimas Citocromo P450 (son las que presentan mayores diferencias genéticas a nivel mundial) tienen variaciones, ya que metabolizan antibióticos que se usan de forma común como la eritromicina, la claritromicina y la azitromicina.

También se trabaja con fluconazol, itraconazol y voriconazol, antifúngicos que inhiben la actividad metabólica del Citrocromo P450 .

Si hay un metabolismo alterado o una expresión diferente de estas enzimas, los resultados de la terapéutica también serán diferentes, sostiene Carrasco.

A fin de año se espera tener resultados preliminares de este otro enfoque de vigilancia epidemiológica orientada a la seguridad de medicamentos.

Recomendaciones

El PREVIS ha emitido recomendaciones para la administración de algunos medicamentos a fin de evitar algunos efectos dañinos.

Así, por ejemplo, si se administran vía intravenosa ciertos medicamentos a una velocidad rápida o lenta, van a propiciar o no reacciones adversas.

Si un antibiótico como la vancomicina se administra rápido, causa el síndrome del hombre rojo (la piel se pone rojiza), fiebre y otra alteraciones. Si la infusión es lenta, no hay reacciones adversas.

Recomendaciones similares sobre la co-administración de medicamentos al mismo tiempo, Carrasco ya las transmitió a responsables de farmacovigilancia hospitalaria para prevenir reacciones adversas porque hay vías metabólicas que no son “ideales para un medicamento en presencia de otro”.

Extrapolando, agrega, si sabemos que los sistemas metabólicos de nuestra población a nivel genético funcionan de forma diferente a los anglosajones, también podemos hacer recomendaciones sobre el uso de algunos medicamentos sobre otros.

También puedes leer…

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *