jue. Oct 22nd, 2020

Hablar de sexualidad, un reto para el personal de salud

La sexualidad es un concepto tan amplio integrado por varios elementos clave que deberían ser parte del lenguaje natural del profesional de la salud.

Para el personal médico es un reto explicar a sus pacientes, ya sea madre o padre de familia, abuela, adolescente, algunos aspectos del desarrollo sexual infantil, debido a que se les presentan algunas barreras con respecto a la sexualidad.

Esto se debe a motivos diversos, entre ellos, los estilos de crianza. A muchas personas, nos enseñaron que no se puede hablar de sexualidad abiertamente sin la connotación puramente sexual que nos han dicho.

Y en el ámbito profesional, hemos aprendido que nuestros pacientes solo pueden preguntarnos aspectos relacionados con sus enfermedades.

Sin embargo, la sexualidad es un concepto tan amplio integrado por varios elementos clave que deberían ser parte de nuestro lenguaje natural en nuestras consultas. 

Por estas mismas barreras, abordar este tema genera un impacto en algunas personas, en unas más que en otras, aunque seamos profesionales de salud.

Para que la información fluya de manera natural el paciente y el profesional de la salud deben sensibilizarse sobre la sexualidad; así como es común hablar sobre la fiebre, dolor abdominal o sobre alguna infección, podrían hablar de un abuso sexual, por ejemplo.

Asimismo, de las infecciones en genitales con la población juvenil; sobre el uso correcto del condón de mujer u hombre, o de muchos otros temas que son de gran interés de los pacientes y que no se atreven a preguntar.

Y si nos encontramos con familias conservadoras o incluso con poca información es común limitarse en describir la enfermedad por la cual acudieron a consulta para evitar tal vez, perder a ese paciente. 

Sería importante que el personal de salud pueda ser partícipe de integrar la salud sexual como parte deL bienestar general del ser humano; ejemplos de esto: el cuidado del cuerpo, principalmente limpieza correcta de los genitales en menores, que creemos que por ser madre o padre lo saben.

Ante este panorama, considero relevante fomentar en los pacientes el uso del lenguaje correcto; por ejemplo, las niñas tienen vulva y los niños tienen pene y escroto.

Me ha tocado escuchar a algunos médicos decir: “la colita de su niña, el penecito y los testículos de su niño”. Y hablar de autoerotismo ¡ni pensarlo! “Eso no lo hacen las niñas ni los niños”. 

En los talleres que imparto a la población adolescente, las mujeres me preguntan con frecuencia con qué especialista pueden ir para que les expliquen por qué les salen bolitas en las mamas o por qué no les han crecido.

Independientemente de lo que expliquemos en un taller de sexualidad, este tipo de dudas no son respondidas por el o la profesional de salud, por vergüenza o porque vienen acompañadas de algún familiar. 

En la segunda parte de este artículo seguiré hablando de los temas de sexualidad que resultan del interés de muchos pacientes. Asimismo, les compartiré algunas definiciones sobre conceptos que debemos tener presentes los profesionales de la salud.

Artículo (primera parte de dos) escrito por la psicóloga Elia Guillermo, Educadora en Sexualidad. Vicepresidencia de la Mesa Directiva de la Asociación Mexicana para la Salud Sexual (AMSSAC). Correo electrónico: elializz.mac@gmail.com
Redes sociales: FB: www.facebook.com/saludyeduca  TW: @saludyeduca  Instagram: @saludyeduca  Whatsapp 5540607120

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.