sáb. Ago 8th, 2020

Retos de la educación a distancia

Este tipo de enseñanza permite compartir contenidos, actividades y recursos, así como construir conocimientos de forma colaborativa.

Aunque el uso de herramientas tecnológicas vinculadas a la enseñanza no es nuevo, la pandemia ocasionada por la COVID-19 hizo que alumnos y maestros de la educación presencial hicieran uso de ellas para continuar con sus actividades escolares.

¿Cómo hacer esta transición en medio de un entorno social y digital tan desigual como el de México? 

La educación a distancia implica la organización, el diseño y la puesta en línea de planes de estudio en los que se consideran, entre otras cosas, la incorporación de diferentes herramientas tecnológicas.

Asimismo, la adaptación de contenidos, el diseño de cursos a través de plataformas específicas, estrategias didácticas, tutorías y evaluaciones pensadas para el entorno digital.

Así lo comenta la doctora María Concepción Barrón Tirado, coordinadora de la Universidad Abierta y Universidad a Distancia de la UNAM.

En esta forma de enseñanza, los estudiantes pueden acreditar algún grado de estudios o bien, acceder a talleres, cursos o diplomados, convirtiéndose en una opción para quien trabaja o tuvo que abandonar la escuela.

Quienes desean continuar con sus estudios pueden contar con horarios flexibles, aunque se requiere disciplina, constancia y organización del tiempo.

Para acceder a esta opción educativa es necesaria la conexión a internet, dispositivos que permitan el acceso a herramientas digitales como smarphones, tablets, laptops o PC de escritorio y en algunos casos, software o programas especializados. 

Adaptarse ante la crisis

Esto difiere a la situación actual de millones de estudiantes que asistían a una institución física para cursar sus estudios, los cuales han tenido que enfrentar retos como la conectividad mínima en algunas zonas y crear nuevas estrategias didácticas, formas de organizar actividades y dinámicas de grupo.

Todo ello ha generado frustración, estrés e incertidumbre por la adaptación tan apresurada, sumada a la emergencia sanitaria y la situación económica y familiar de docentes y alumnos.

Recomendaciones en la educación a distancia

Considerar que estudiantes y docentes viven contextos diversos, algunos con dificultades para acceder a un dispositivo con acceso a internet.

Ser empático, respetuoso y buscar un trabajo en conjunto. Estudiantes y docentes están en un proceso de adaptación.

Considerar cuál es la mejor plataforma para las actividades, ya que probablemente no todos puedan conectarse al mismo tiempo o haya dificultades en la entrega.

No desistir o rendirse, a futuro, quizás sea necesario tener una educación presencial con herramientas tecnológicas.

También puedes leer…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.