dom. Ago 9th, 2020

Alimentos ultra procesados ¿qué tan peligrosos son?

Su consumo está asociado a problemas de obesidad, descontrol glucémico y a otras morbilidades.

La buena alimentación se asocia a un mejor estado de salud; puede prevenir enfermedades crónicas y fortalecer el sistema inmunológico. Por ello, es fundamental realizar cambios para llevar a cabo un estilo de vida saludable.

De acuerdo a estudios a nivel mundial, es fundamental evitar el consumo de alimentos ultra procesados; es decir, aquellos que se componen de agregados aditivos, saborizantes, colorantes, gran cantidad de azúcares y grasas.

Así lo señaló la Dra. Otilia Perichart Perera, en su charla Nutrición y alimentación saludable en tiempos del COVID-19.

La nutrióloga e investigadora en Ciencias Médicas y miembro de la Academia Nacional de Medicina de México (ANMM), comentó la importancia de la nutrición y alimentación saludable en estos tiempos de confinamiento.

Asimismo, dijo, es indispensable eliminar de nuestra dieta las bebidas azucaradas o refrescos. Nuestro país es uno de los principales consumidores de refrescos en el mundo y obviamente está asociado a problemas de obesidad, descontrol glucémico y a otras morbilidades.

Un buen mecanismo para evitar los alimentos ultra procesados es cocinar con más frecuencia en casa, utilizando alimentos frescos y variados, manejando porciones bajas en aceites, limitar el uso de la sal, detalló la nutrióloga.

Sana alimentación, fundamental en pacientes con diabetes

Una alimentación saludable nos ayuda a protegernos contra ciertas enfermedades; y es clave para las personas con problemas de obesidad, diabetes o hipertensión.

Una correcta alimentación ayudará a tener un mejor control metabólico y por consecuencia menores complicaciones ante un posible contagio de Covid-19. 

Dra. Otilia Perichart Perera

Frutas, verduras y granos

La especialista abundó sobre la importancia de consumir una serie de alimentos y llevar un patrón de alimentación adecuado; por ejemplo, dieta basada en frutas, verduras, granos enteros y leguminosas.

La población mexicana debe aumentar el consumo de frutas y verduras en general, ya que no alcanza ni la mitad de las porciones recomendadas. “Se pueden consumir verduras congeladas, frutas conservadas o deshidratadas sin azúcar añadida”.

De los granos enteros, preferentemente naturales, se puede consumir el amaranto, el maíz y algunos de sus derivados; la avena en hojuelas, arroz o pasta integral; es decir, aquellos cereales mínimamente refinados y leguminosas como son los frijoles, lentejas, garbanzos o habas.

Perichart Perera destacó que además de la alimentación basada en plantas se debe incluir pescado, huevo, lácteos bajos en grasa, pollo, carnes rojas de vez en cuando.

Además, “es importante sumar grasas saludables con semillas como cacahuates, nueces, pepita, almendra, así como aguacate y aceites vegetales. Lo que sí debemos limitar son las carnes procesadas, como los embutidos”.

Recomendó que las personas que les cuesta trabajo consumir la cantidad adecuada de agua, pueden utilizar infusiones frutales; es decir, acompañada de rebanadas de cítricos: pepino, yerbabuena o menta que le dan un ligero sabor al agua y permiten incrementar su consumo.

El respetar los horarios de alimentos es importante, procurar que la cena se realice dos horas antes de de irse a dormir. “En esta cuarentena es común que se rompan estos horarios, por ello es importante retomar los horarios y disfrutar de las comidas en familia”.

Recomendaciones de la OMS para una buena nutrición

La Organización Mundial de la Salud (OMS) ha señalado algunas recomendaciones en cuanto a nutrición; una de las más importantes es planear las compras de alimentos ricos en nutrientes y variados.

Además, calendarizar qué tipo de alimentos se deben preparar para cada día de la semana a manera de hacer un balance nutricional y ser consciente de las porciones que debemos consumir al día.

Finalmente, la Dra. Otilia destacó que una buena guía es utilizar el plato saludable que señala que del plato de comida, la mitad de todo lo que voy a comer tiene que ser verduras y frutas.

Una cuarta parte deben ser granos enteros y cereales mínimamente refinados; y otra cuarta parte leguminosas, pescado, carnes o huevo, lácteos; además de incluir con moderación algún tipo de grasa saludable como aguacate o semillas.

“Estamos en un momento en que es fundamental el cambio, tener un peso saludable, una adecuada salud metabólica, presión arterial lípidos y glucosa regulada. Todo ello para un óptimo estado inmunológico”.

También puedes leer…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.