mar. Jul 14th, 2020

Pandemia fortalecerá la enseñanza de la medicina

Las universidades se vuelven fundamentales para rastrear y conocer estas pandemias, analizar y ayudar a crear modelos epidemiológicos.

El Covid-19 y la emergencia sanitaria que causó el cierre de escuelas, la adaptación de todo el sistema de educación mexicano a clases en línea y otros cambios, ofrece una oportunidad a los sistemas de enseñanza superior para fortalecerse, en especial, el de la medicina.

Este fue uno de los puntos que destacó el foro virtual Retos y oportunidades de las actividades académicas ante la pandemia, organizado por la Universidad Autónoma de Guadalajara (UAG) y en la que participaron académicos, funcionarios públicos y otros expertos del sector salud.

El organizador y moderador de este webinar, el Dr. Alfonso Petersen Farah, Vicerrector de Ciencias de la Salud de la UAG, mencionó que México presenta más de 100 mil casos de personas infectadas por el nuevo coronavirus y más de 10 mil muertes a causa de la pandemia.

“Ésta ha tenido un impacto económico, social y académico; todo el sistema educativo tuvo que emigrar de presencial a en línea y la enseñanza de la medicina no es ajena a esta situación”, dijo.

Señaló que el objetivo de la videoconferencia fue analizar los retos que enfrentan las instituciones educativas, principalmente, las formadoras de recursos humanos para la salud, ante la pandemia de COVID-19, así como las oportunidades que surgirán de esta situación.

Seguridad integral

En la videoconferencia, el Dr. Julio Frenk Mora, presidente de la Universidad de Miami, explicó que las universidades tienen un papel importante en este momento ante el cambio que ha sucedido a nivel local, nacional y global.

Mencionó que en este tiempo las universidades se vuelven fundamentales para rastrear y conocer estas pandemias, analizar y ayudar a combatir la emergencia económica, crear modelos epidemiológicos y guardar, reflexionar y estudiar las lecciones sobre la emergencia en carácter económico, social y sanitario.

La gran lección es entender que la seguridad en salud forma una parte integral de la seguridad nacional y global, dejemos de ver estas emergencias como algo separado, debemos verlo como algo integral, afecta la economía, la sociedad y la vida en general.

Dr. Julio Frenk Mora, presidente de la Universidad de Miami.

Por último, dio a conocer cinco puntos que las naciones, en conjunto con diversos sectores de la sociedad -como universidades, gobierno, empresas y otros- deberán tomar en cuenta para dar una respuesta más efectiva ante cualquiera pandemia que se presente en el futuro.

“Debemos crear un sistema de seguridad y vigilancia epidemiológico. Luego un cúmulo de respuestas a las pandemias con una reserva estratégica de insumos económicos; conocer y crear un sistema de oportunidades y características de respuesta a la pandemia.

Asimismo, una estrategia de comunicación con información real, estratégica y dada a conocer a tiempo y promover un tipo de sistema de atención de salud efectivo para la población del país”, planteó.

Oportunidad para fortalecer educación

La Dra. Patricia Bustamante Montes, Decana de Ciencias de la Salud de la UAG, explicó que el Covid-19 vino a modificar las actividades académicas de las universidades y éstas deberán enfrentar retos en diversos niveles.

A su vez, señaló que una de las dificultades que se han presentado es poder llevar la educación a todos los rincones de México, ya que el país carece de recursos para lograrlo: hay sectores de la población que no pueden acceder a recursos para la educación a distancia, como internet o una computadora.

Por lo tanto, el reto es mayor y deben aprenderse nuevas maneras para que el profesor enseñe y alcance a los estudiantes.

“Hay que aprovechar la coyuntura para revisar contenidos de diversas materias y hacerlos más interesantes, creativos y motivadores, tal es el caso de las asignaturas de salud pública, epidemiología, medicina preventiva, que parecen no llamar mucho la atención de los estudiantes”, manifestó.

Las materias de ética y psicología, siguió, deberán incorporar experiencias de la pandemia para apoyar el fortalecimiento de la vocación de los alumnos, la relación médico paciente, los valores y apuntalar el compromiso de alumnos y egresados con la salud y la vida de los pacientes. También se podría revisar qué se enseña sobre la epidemiología de las enfermedades infecciosas.

Además, agregó que la vinculación de las universidades con los servicios de salud ha permitido descubrir que México tiene un déficit de infraestructura y recursos humanos en este campo, no obstante, la emergencia también ofrecerá oportunidades para revertir este problema.

Aprendizaje en la emergencia

Después, la Dra. Ana Esther Mercado, Coordinadora de enseñanza los Hospitales Civiles de Guadalajara, y profesora de la Universidad de Guadalajara, tomó la palabra para mencionar que se requiere que las universidades refuercen su programa de investigación de alto nivel.

Recomendó explorar varias opciones para las herramientas de aprendizaje a distancia que incluyen lecciones virtuales en línea, lecciones descargables, uso de teléfonos móviles y redes sociales; también el usar programas de radio y televisión, útiles en particular para los estudiantes más jóvenes y sus cuidadores.

“Además recomendamos tener accesibilidad a herramientas compatibles con dispositivos móviles inteligentes; garantizar la accesibilidad y disposición de servicios educativos para estudiantes con discapacidades e invertir y educar a recursos humanos en temas de las tecnologías de la información, realidad aumentada y el Big Data”, enumeró.

La videoconferencia concluyó con la participación del Dr. Eduardo Vázquez Valls, Director de Generación de Recursos Profesionales, Investigación y Desarrollo de la Secretaria de Salud de Jalisco, quien destacó el trabajo que se ha realizado para con los hospitales y los trabajadores del sector.

“La Secretaría de Salud ha realizado una gran actividad con 17 hospitales de Área Metropolitana de Guadalajara, donde se han formado, en temas de Covid-19, a 5 mil 880 personas, entre éstas a estudiantes, de servicio social y residentes, con 129 cursos”, destacó.

Expresó que esta es una gran oportunidad para afinar y perfeccionar prácticas hospitalarias, promover de manera profunda el humanismo de los estudiantes de medicina y permite aprender a mejorar la certeza y seguridad en la praxis médica.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.