mié. Dic 2nd, 2020

Sarampión: enfermedad reemergente

En México, actualmente se tienen focalizados más de 110 casos de sarampión. ¿Cuál es la causa?

A pesar de la disponibilidad de vacunas seguras y efectivas, el sarampión sigue siendo una de las principales causa de muerte en niños a nivel mundial, según la Organización Mundial de la Salud (OMS). 

En México, actualmente se tienen focalizados más de 110 casos de sarampión; sin embargo, estos se han presentado en personas sin antecedentes de vacunas, según la Subsecretaría de Prevención y Promoción de la Salud.

En este sentido, nuestro país requiere del fortalecimiento de los mecanismos de acción como alcanzar la cobertura de vacunación del 95% en toda la población, incrementar la vigilancia epidemiológica para detectar casos probables y tener una respuesta rápida frente a los casos detectados. 

Así lo destacó el doctor Fortino Solórzano Santos, del Hospital Infantil de México Federico Gómez, durante su conferencia Sarampión es una enfermedad reemergente, en el marco del XXXVII Congreso Nacional de Pediatría.

El médico abundó que como parte de la estrategia para controlar el sarampión, se requiere el apoyo internacional y evitar la importación de casos. 

Además, es necesario identificar grupos difíciles de vacunar y realizar actividades de movilización social; y alertar al personal de salud sobre la iniciativa de erradicación regional.   

México estaba muy cerca de la erradicación del sarampión, pero su cercanía con Estados Unidos, en donde históricamente son continuos los brotes de este virus, podría ser un factor de nuevos casos en nuestro país, destacó el especialista.

Sarampión, virosis humana 

El agente causal del sarampión es un virus perteneciente a la familia paramyxoviridae, género morbilivirus con una forma esférica de 100 a 250 nm de diámetro. Tiene ARN como material genético.  

El sarampión es una virosis humana, altamente contagiosa, transmisible por las vías respiratorias y no existen reservorios de otras especies animales. Es decir, el humano es el responsable de su diseminación.

En una población 100 por ciento susceptible, un sólo caso de sarampión da como resultado de 12 a 18 casos secundarios, en promedio. 

Es una enfermedad autolimitada de corta duración, produce una erupción característica y confiere inmunidad permanente, destacó el especialista en Pediatría Médica, Infectología y Ecología médica.  

Historia del sarampión

El sarampión ha afectado a la humanidad desde hace 5 mil años; las primeras referencias escritas de esta enfermedad surgen en la literatura Persa en el siglo IX antes de cristo.  

Para el año 1757, el médico escocés Francis Home demostró que el sarampión es causado por un agente infeccioso que estaba presente en la sangre de los pacientes; en 1912, en Estados Unidos, fue considerado como una enfermedad de gran importancia para la salud pública. 

Durante una epidemia en 1954, en Boston, Massachusetts, se tomaron varias muestras de estudiantes infectados con las que el bacteriólogo John Franklin Enders y el médico Thomas C. Peebles lograron aislar el virus del sarampión. 

Años después, en 1963, el mismo John Franklin desarrolló la primera vacuna; para 1968 el microbiólogo y especialista en vacunología Maurice Hilleman desarrolló una vacuna mejorada.

En 1971, se combinó la vacuna del sarampión con la de la parotiditis (conocida como paperas), y en 1979 también se asoció a la combinación la vacuna de la rubéola y se creó lo que conocemos como la vacuna triple viral.

¿Cómo se contagia el sarampión?

En una persona infectada con sarampión, el virus se encuentra en las secreciones de la nariz y la faringe. Cuando tose o estornuda, las gotitas de saliva (flugge) que expulsa pueden transmitir el virus y causar la enfermedad. 

De acuerdo con el doctor Fortino Solórzano Santos, el sarampión tiene dos fases preeruptiva y eruptiva. En la primera, los pacientes además de la fiebre elevada, hay malestar general, congestión nasal, tos seca, y conjuntivitis, signo que se presenta en más del 90 por ciento de los casos.  

Asimismo, se llegan a presentar puntos blancos rodeados de una zona enrojecida en la cara interna de las mejillas, conocidas como manchas de Koplik. 

El exantema (erupción de la piel) es predominantemente maculoeritematoso (manchas rojizas), más que maculopapulosas, y desaparece a la presión. Tiene una distribución céfalo caudal, aparece en las mejillas y cuello; después se disemina por todo el cuerpo.  

Al tercer día, el exantema empieza a palidecer y oscurecerse; y llega a tener una descamación fina. Habitualmente no altera las palmas de las manos ni plantas de los pies. Después de que brota el exantema desaparece la fiebre.

De acuerdo con la OMS, no hay tratamiento específico para el sarampión, y la mayoría de los pacientes se recuperan en 2 o 3 semanas.

Según la Secretaría de Salud, para evitar complicaciones graves la atención incluye una alimentación adecuada, ingesta de líquidos, y el tratamiento de los cuadros de deshidratación.

La prescripción de antibióticos sólo es necesaria en caso de presentarse infecciones bacterianas de ojos, oídos o neumonía. Asimismo, es importante tomar suplementos de vitamina A.

Complicaciones por sarampión

  • Otitis media (7 al 9%)
  • Neumonía (1 al 6%)
  • Diarrea (8%)
  • Encefalitis postinfecciosa (1 por cada 1000)
  • Muerte (1 por cada 1000)

El riesgo de complicación es mayor en lactantes, adultos mayores de 20 años, mujeres embarazadas, niños desnutridos y personas con cáncer o infectadas con el VIH, señaló el doctor Solórzano Santos. 

En cuanto al diagnóstico de la enfermedad, se realiza generalmente mediante la exploración física y la evaluación de los síntomas; en caso de que no sea claro se realizan estudios de sangre. 

Algunos datos sobre el sarampión

En 1980, antes de la vacunación universal, el sarampión causaba aproximadamente 2.6 millones de muertes al año. A pesar de la vacuna segura y efectiva sigue siendo una de las principales causas de muerte en niños pequeños a nivel mundial, según datos de la OMS

En el aviso epidemiológico del Comité Nacional para la Vigilancia Epidemiológica, 2019, se informa que hasta 2017 se registraron a nivel mundial 173,300 casos confirmados de sarampión; y en 2018 se notificaron 229,068 casos, es decir 32% superior al periodo 2017.

La región sudasiática es la que presentó mayor número de casos, seguida por la europea, africana y en menor grado en el resto de los continentes. Asimismo, a nivel país los más afectados son India, Ucrania, Filipinas, Brasil y Yemen.

En este mismo reporte, se resalta que en México se presentó la última epidemia de sarampión entre 1989 y 1990, reportándose 89,163 casos y durante el periodo de 2000 a 2019 se lograron identificar 185 casos importados o asociados a importación.  

También puedes leer…

2 thoughts on “Sarampión: enfermedad reemergente

  1. Muy importante conocer sobre la reemergencia. Tener en cuenta que actualmente se tienen 150 casos en México de los cuales más del 80% no tienen antecedente vacunacional; la población joven afectada, además de las complicaciones que pueden llegar a presentarse.
    Un detalle que tal vez no se toma en cuenta es que bastante población no tiene idea de que el método de transmisión es a través de las vías respiratorias, por lo que puede pasar desapercibido el tomar precauciones sobre este aspecto, sin embargo y ante la contingencia actual por los casos de Covid-19, su método de transmisión, la utilización de cubrebocas y la reemergencia de esta enfermedad exantemática, no estuviese de más un poco de mayor consciencia sobre también prevenir contagiarse de esta enfermedad y muy importante, vacunarse si es que no lo han realizado ya que una de las diferencias entre esta patología y Covid-19, es que para Sarampión si tenemos vacuna.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.