mar. Jul 14th, 2020

Maneja las emociones en el trabajo

Estar sometido al estrés durante una jornada laboral pone a prueba nuestras herramientas emocionales.

Seguramente en el trabajo te has sentido presionado: ¡Ya no puedo más!, te has enojado o has tenido problemas con tus compañeros. Los conflictos laborales son parte de la dinámica de una empresa u organización; sin embargo, la forma en cómo te enfrentes a ellos marca la diferencia.

Desde que nacemos vamos adquiriendo herramientas emocionales. Las experiencias que cada uno vamos teniendo nos proveen de estas habilidades que tendremos que poner en práctica en nuestra vida cotidiana.

Si queremos tener éxito en el trabajo, es fundamental aprender a controlar nuestras emociones. Es común estar sometido a presiones y conflictos en la oficina o lugar de trabajo; sin embargo, este tipo de situaciones ponen a prueba nuestras las herramientas emocionales.

¿Cómo resistir las adversidades?

En las empresas y organizaciones es común que haya competencia entre los compañeros; por ejemplo, quién gana más, resuelve mejor el problema, es el más responsable o puede obtener el mejor puesto.

Ante un panorama de competencia, por ejemplo, el trabajador debe crear mecanismos de fortalecimiento emocional con la finalidad de resistir todas las adversidades que se vayan presentando, explica Jorge Sandoval, académico de la Facultad de Estudios Superiores (FES) Zaragoza, en entrevista para el portal Ciencia UNAM.

Asimismo, considera que es importante generar redes de apoyo social tanto dentro como fuera del trabajo, es decir, que se dé un lazo de solidaridad entre los compañeros cuando alguno de ellos tenga algún inconveniente o sea reprendido por el jefe.

No necesariamente debe ser un amigo, si no un compañero que pueda ser empático, que nos genere confianza. El apoyo emocional hará más llevadera la situación.

De acuerdo con el especialista, cada vez hay mayores exigencias para el trabajador, las cuales no solo se basan en el esfuerzo físico o mental de la actividad, sino en los requerimientos emocionales.

Actualmente se ha comenzado a hablar del término “trabajo emocional”, que se refiere a la manera en que se ponen en juego las emociones en el campo laboral con la finalidad de realizar nuestras actividades de forma eficiente, aún a costa de los sentimientos propios.

Un ejemplo de ello son los empleados o ejecutivos que atienden a clientes; siempre “deben” estar contentos, ser amables y además soportar el enojo o la ofensa del usuario; esto significa mostrar una emoción que en realidad no están experimentando y que muchas ocasiones es opuesta a la que tienen en ese momento por sentirse maltratados.

Así, las emociones están cada vez más involucradas en el ambiente laboral; hemos transitado del trabajo fundamentalmente físico, al trabajo intelectual y, actualmente, al trabajo que incorpora de manera importante las emociones.

Las nuevas tecnologías permiten mayor productividad y rapidez en ciertos procesos de la organización; ayudar a los trabajadores a comunicarse de marea oportuna. Sin embargo, resalta el especialista, llegan a impactar de manera negativa en las relaciones sociales y por ende, en las emociones.

“Los trabajadores interactúan menos cara a cara y más por medio de una pantalla que no requiere gesticulaciones ni demostración de emociones”.

Identifica tus emociones

¿Qué te motiva?

La motivación es una fuerza que nos impulsa, nos da energía adecuada para emprender y alcanzar las metas que nos propongamos. Está demostrado que la automotivación es la emoción que mayor satisfacción genera, y de la que poseemos mayor control. Es un estado interno que activa, dirige y mantiene la conducta.

La automotivación es la capacidad para motivarnos a nosotros mismos, el dominio que tenemos sobre nuestros sentimientos y emociones, tenemos que luchar para mantener un control sobre las situaciones que se nos presentan.

Las emociones son importantes para ejercer el uso de nuestra razón y son las que marcan el rumbo de nuestras decisiones de manera constante.

Sé empático

La empatía es la intención de comprender los sentimientos y emociones que siente otro individuo, intentando experimentar lo mismo que él de forma objetiva y racional. La empatía hace que las personas se ayuden entre sí. Está relacionada con el altruismo y se refiere a la habilidad cognitiva de una persona para comprender el universo emocional de otra.

¿Tienes autocontrol de tus emociones?

El autocontrol es la capacidad que nos permite gestionar de forma adecuada nuestras emociones y no permite que sean éstas las que nos controlen a nosotros. Gracias a este, todas las emociones, tanto las negativas como las positivas, se experimentan y se expresan de modo óptimo, sin actuar impulsivamente y dañar a otros.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.